Ozonoterapia, Tratamientos con Ozono y Terapia Ozono.

Cuándo está indicado el tratamiento con ozono médico

La Ozonoterapia un tratamiento de amplio alcance


 

Las múltiples propiedades que presenta el ozono medicinal y los importantes beneficios que aporta al organismo, permiten que puedan tratarse con ozono, la mayoría de los pacientes sin distinción de edad, con total seguridad y con gran efectividad en sus resultados.

 

Los tratamientos de Ozonoterapia están indicados para tratar síntomas o enfermedades de etiologías diversas  causadas por los virus, las bacterias, los hongos, los parásitos, las células cancerígenas, etc.

 

El hecho de que se esté recibiendo algún tratamiento farmacológico, no constituye un obstáculo para la aplicación de ozono, ya que su administración carece de contraindicaciones, pudiendo complementarse con el tratamiento que esté efectuando el paciente o bien administrarse como tratamiento único.

 

En este sentido, cuando se esté realizando un tratamiento como es el caso de la quimioterapia y/o la radioterapia, complementarlo con la aplicación de ozono médico, posibilita un acondicionamiento del estado físico del paciente, que se traduce en la reducción de los efectos secundarios que suelen presentar estas terapias.

 

Por otra parte, el tratamiento de ozonoterapia es un opción válida cuando otros esquemas de tratamientos mostraron escasos o nulos resultados. Un ejemplo de ello son las úlceras vasculares de difícil cicatrización, que tras largos meses de evolución no mostraron mejoría. Esto es posible gracias a las propiedades cicatrizante, antinflamatoria y analgésica del ozono, que logran una mejoría de la lesión en un período menor de tiempo, lo que se traduce una mejor calidad de vida del paciente.

También pueden tratarse personas que estén padeciendo alguna sintomatología o enfermedad debida a un proceso agudo, como son por ejemplo el ictus isquémico, un traumatismo óseo, una rotura de fibrillas musculares, contracturas musculares, el acné, eczemas de la piel, la vulvovaginitis, la gastritis, etc.

 

El uso de la ozonoterapia también está indicada, en personas que estén atravezando algún proceso crónico como son: la fibromialgia, las úlceras producidas por el pie diabético, la candidiasis a repetición, la esclerosis múltiple, las migrañas, la psoriásis etc.

 

Además, la terapia con ozono puede aplicarse en paciente que atraviesen procesos asociados al envejecimiento como son : la artrosis, el reuma, la Enfermedad de Parkinson o de Alzheimer, entre otras.

 

Para aquellas personas que deseen mejorar su aspecto estético, reduciendo los efectos del tiempo, también está recomendada la aplicación de ozono medicinal, ya que éste tiene un efecto antiage, que permite reducir las arrugas faciales otorgando mayor elasticidad y tonicidad a la piel, reducir la celulitis localizada y tratar las varices superficiales en las piernas (spiders).

 

En el ámbito de la odontología, el uso habitual de ozono médico contribuye en el blanqueo de las piezas dentales y evita la proliferación de las bacterias productoras de las caries.

 

La propiedades antibacteriana, antivírica y germicida del ozono médico, contribuyen a mejorar la evolución de las heridas odontológicas y/o post-quirúrgicas. Su aplicación de forma localizada reduce los riesgos de infección y minimiza la utilización de los desinfectantes químicos habituales, acelerando a su vez el proceso de cicatrización de la herida.

 

Por último se recomienda el tratamiento con ozono en aquellas personas que conformes con el estado de salud alcanzado después del tratamiento, o que ya cuenten con un estado saludable, decidan conservarlo decantándose por los tratamientos de la ozonoterapia como método preventivo.

 

 


¿Quien escribió el Artículo?

CerrarEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas.